Turbamulta

Mujeres en el servicio militar: la incongruencia

Los diputados que integran la Comisión de Defensa Nacional, como no tienen mejores cosas que hacer, están evaluando hacer obligatorio para las mujeres el servicio militar al cumplir los 18 años.

Dicen que en otros países, como Israel, eso ya es una realidad y que esto podría ser de gran ayuda ya que “contribuiría al alcance, representatividad y diversificación de los papeles de la mujer en las fuerzas armadas del país, y combatiría una visión sexista en perjuicio de ambos géneros”.

Hagamos una pequeña pausa y analicemos el tema con perspectiva:

¿Para que sirve, hoy por hoy, el servicio militar que ―al menos en teoría― todos los jóvenes realizan al cumplir 18 años?

Hablemos desde casos en específico: el mío.

El primer “pero” que le veo es que, desde 1985 cuando hice todo el irigote, nunca, repito, nunca he tenido que usar la cartilla del servicio militar para ningún trámite. Tal vez alguna vez que no tenía credencial de elector por alguna causa, la utilicé para algún trámite bancario.

Alguna vez fue necesario contar con el documento para salir del país y para demostrar mayoría de edad a la hora de solicitar un trabajo, sin embargo, hoy en día el trámite no sirve para nada.

Pero el caso es que la propia Secretaría de Defensa tiene que realizar una rifa para definir quien hace el servicio y quien no, la razón es que no tiene capacidad para recibir a la gran cantidad de jóvenes que cada año llega a la mayoría de edad por lo que esta nueva disposición simplemente duplica el problema previo.

Otro tema que hay que resaltar es que la gran mayoría de los que realizan el servicio, lo único que hacen es ejercicio y marchar bajo el rayo del sol. Nada de aprendizaje militar, de uso de armas o estrategia. Al parecer el gran objetivo es cansarlos con largas jornadas actividad física.

Uno de los argumentos para obligar a las mujeres de 18 años a realizar el servicio militar es la caída que han tenido en cuanto a voluntarias. Desde hace unos años existe la opción voluntaria para que las jóvenes realicen un servicio militar y al parecer este se les ha caído de forma brutal, en un 95%, y esa es la razón de hacerlo obligatorio.

¿Quién realizó ese proceso lógico?:

―Las jóvenes no quieren venir a hacer servicio militar voluntario, ¿cómo lo fomentamos?

―¡Fácil! Obliguémoslas a venir.

Nada mejor para hacer odioso un tema, como hacerlo forzoso.

Además, ¿de que va a servir a nuestras jóvenes acudir cada sábado para agotarse al rayo del sol?

Por ahí ya están saliendo los “escandalizados” debido a que esa es una muestra más de la militarización que se está dando en el país. Sinceramente pienso que existen mejores maneras de atraer a jóvenes a las fuerzas armadas que obligarlos a prestar un servicio que, en la inmensa mayoría de los casos, representa una verdadera carga de la que quieren escapar lo antes posible.

Así que, recapitulando, hacer obligatorio el servicio militar para mujeres es ocioso, carece de toda lógica e incluso se podría transformar en un asunto de descontento popular.

Veremos si esto pasa de ser un simple deseo de llamar la atención o una muestra más de la miopía que padecen la mayoría de nuestros diputados y diputadas.

Foto: Secretaría de Defensa Nacional

Armando Reygadas
Viví la revolución digital en carne propia; di mis primeros pasos en medios tradicionales impresos y la radio AM; desde ahí salté a Internet. Comunicador especializado en tecnología, redes sociales, medios digitales y marketing en línea; me dedico a la ‘blogueada’ desde los 90s y participo en varias publicaciones como Reseñando.com y Conexionistas.com.mx donde tenemos un podcast.

    You may also like

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    More in:Turbamulta