Turbamulta

¡Un candidato que sea güerito!

Se ve como presidente, camina como presidente y habla como presidente”, son algunas de las frases para señalar a un posible candidato de la oposición, un candidato que pueda aglutinar a los abandonados, a los huérfanos, a los que no ven como “la oposición” pueda hacer frente a ese destructor de patrias que vive en Palacio Nacional.

De alguna manera me recuerda el violentísimo siglo XIX mexicano cuando una mezcla de desesperación, así como racismo les ganó a algunos. Un grupo de “hombres ilustres” se fue de gira por Europa a buscar príncipes de sangre y ojos azules así como rubias cabelleras. La idea era que viniera a México a poner en su lugar a esa bola de nativos rupestres sin temor a Dios, que se habían hecho del poder y habían transformado a la amada patria en un auténtico congal.

¿Por qué a Europa?

Es sabido que los europeos son mejores para todo: para gobernar, para crear países de sólidas instituciones, para poner en orden a los aborígenes, para hacer guerras mundiales… vaya, hasta para jugar futbol son mejores que uno.

Es por eso que uno ve con tristeza cómo la historia se repite, en versión tragicomedia, cuando algunos voltean a ver al rubio junior de ojo claro, “acostumbrado a tratar con personas de altos vuelos”, “conocedor de la política desde que era un niño”, “comprende a México”, “con el apellido correcto”, para que de una vez se destape y, al contrario de esas corcholatas todas gachas, nos unifique a los descarriados mexicanitos bajo los rubios rayos del Tonatiuh reencarnado.

Creo que hasta podríamos bautizar todo este asunto como el “Síndrome de Maximiliano”.

¿Para qué repetir a méndigos politicastros que no tienen ni idea de cómo funciona el mundo y ni siquiera hablan el inglés?

¡Ya tenemos nuestro nuevo Maximiliano, el Mesías de Coyoacán, el gran prohombre que nos dirigirá, con su sabiduría y su tesón, a la nueva Tierra Prometida del México ordenado y de progreso!

¡Loado!

(Lo peor de todo es que el susodicho ya se la creyó)

Armando Reygadas
Viví la revolución digital en carne propia; di mis primeros pasos en medios tradicionales impresos y la radio AM; desde ahí salté a Internet. Comunicador especializado en tecnología, redes sociales, medios digitales y marketing en línea; me dedico a la ‘blogueada’ desde los 90s y participo en varias publicaciones como Reseñando.com y Conexionistas.com.mx donde tenemos un podcast.

    You may also like

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    More in:Turbamulta